Tuesday, December 23, 2014

Cuarta Dimensión



Se proyecta de mi cuerpo,
y mi existencia,
una cuarta dimensión inexplicable.

Las palabras son insuficientes,
ellas solo nos conectan
con una segunda dimensión.

Hablamos del yo poético,
del yo social;  mas
hablamos solamente.

Hoy frente al espejo,
Llamo a ese ser,
a ese yo poético,
a ese yo social, tú.

Ahora puedo decir tú y yo,
creando una tercera dimensión
poética, ¿y la cuarta?

Es entender, sentir, tocar
y vivir el yo de aquél tú. 

Thursday, December 11, 2014

Gonzalo Oleas


Hasta que te mataron Gonzalo
Oleas, con rigor e injusticia
Por defender y buscar justicia
Te exiliaron con ley de palo.

En la espesura de las Amazonas
Enboscaron tu cuerpo robusto
E inyectando e alimentando, no lo justo,
Descompusieron tejidos en varia zonas.

Sacáronte de allí a la ciudad
Un revivido muerto,
Un esqueleto sin habla
Más parecido a piel de tabla
Como viejo barco en desatinado puerto;

Te fuiste Oleas muriendo
Sin tragar ningún alimento
Con entereza y sin lamento
Te fuiste, te fuiste yendo.

¡Qué tristeza!


Escrito en Noviembre 11 de 2004

¡Qué tristeza!

Cómo el mundo se consume
Cómo se agota y desperdicia
Valiosas vidas; y se sume
En codicias consumidas,
Deshumanizando la existencia
Y concretizando tanta persistencia.

¡Qué tristeza!

Que la raza humana
Se desuna, se pierda,
Se desmorone, se consuma;
Que mueran, que maten,
Que cambien el destino
De tal hombre religioso,
Espiritual, líder palestino.

¡Qué tristeza!

No poder hacer mucho o nada,
Y se desvanece la raza humana
Y en mi interior objeto, pienso,
Desaparezco y lucho; mas con
Cada miembro que se corta,
Cada niño que se muere,
Cada sonrisa que se aplaca:
¡Me quitan la vida!

¡Qué tristeza, señores! 

Thursday, December 4, 2014

Ladrón


Hablamos, conversamos,
A veces, razonamos,
Pero no se puede más,
Entonces propongo: 
Robemos la paz.

La mirada turbia,
El pensamiento afónico,
La piel encismada
En vetas de colores
Manchada del puro rojo,
Confuso color de piel:
Robemos la paz.

Sentido común
Que ensalza la verdad;
Rescata los cuerpos
De este inicuo pesar
Y robemos la paz.

Retórica pobre
De superfluo pensar
Que enredas trampas
Y confundes la paz;

Escóndete que viene
E l ladrón, y quiere robarte,
Lo que robas a los demás:

Robemos la paz.

Recuerdo



Esta mañana,
Todavía respiraba
La noche,
Sobre mis hombros;

Reposaba la tristeza,
Del recuerdo ,
De los recuerdos:

La niñez,
Sus ojos,
Mis ojos,
Y ese no sé qué
Que retumba
En el pecho,
Que se expande
En el ser;

En ese sentimiento,
Quisiéramos quedarnos
Una eternidad;
Pero luego
Se convierte
En melancolía;

Y la lágrima
Que cae;
Cae por satisfacción
Del reencuentro
Con el ser,
Que vive
Y vivió.

Atravesado progreso,
Que acumuló años,
En mis huesos;
Mas no obstante
La naturaleza
Nunca sucumbió.              

Hasta Cuando



No tengo tácticas específicas,
para vivir la vida;
Ni un programa extenso,
Ni la fórmula justa,
Ni el resultado de lo vivido,

Y no intento formular el silencio,
Ni tampoco esclavizar el tiempo,

Ni darle la libertad,
Porque no la tengo.

Tampoco quiero saber
Cómo se debe vivir;
Ni qué canción escuchar,
Ni qué libro leer,
O qué libro escribir;
O para quien, y con quién,
Y qué poema,
Y con qué sentido.

Vivo con el día,
Con su amanecer,
Con lluvia o sin ella,
Con su circunstancia,
Con lágrimas,
Con risas,
Con penas,
Con absurdas botas,
Con silencio, tiempo,
Y soledad:
Pienso con los párpados cerrados,
Y sueño con los ojos abiertos.

En medio del desorden



En medio del desorden:
Papeles, fotos,
Sillas, libros,
Injusticias
Y pensamientos
Acumulados,
Como las cosas
En una vieja estantería;

Sacudido
Por un inusitado temblor,
Caen las ideas,
Pensamientos,
Y recuerdos,
Y siento que el vacío,
Oscila entre miedo
Soledad y confusión;

Extraño su piel,
Su textura,
Sus ojos,
Su ser;

Miro para adentro
Y siento el vacío
de sus huesos,
Y encuentro la nada,
Y el desorden continúa;

Y el dolor sigue
Y renace su mirada,
En un efímero mañana
que jamás vendrá,
y lo escucho
Desde adentro;

Y el viento desnudo
Estropea mis sienes,
Y entiendo el desorden
De mi interna revolución,
Y me quedo para adentro,
Y me duele la vida,
Y la humanidad.